Viajar en Avión con Cigarrillos Electrónicos

Hace treinta años, a los pasajeros y a la tripulación se les permitía encenderse un cigarrillo durante los vuelos de las aerolíneas, y los no fumadores se veían obligados a soportarlo. Todo eso cambió cuando la presión del sindicato de azafatas convenció a las autoridades estadounidenses de cambiar las reglas a finales de la década de 1980. En 1990, los cigarrillos habían sido prohibidos en la mayoría de los vuelos estadounidenses, y en pocos años se prohibió por completo fumar en todas las aerolíneas del mundo.

 

Para cuando los cigarrillos electrónicos se hicieron populares, las prohibiciones de fumar en interiores también habían desterrado los cigarrillos de la mayoría de los aeropuertos (excepto en algunos con salas de fumadores), y la gente estaba acostumbrada a no oler o ver el humo – o cualquier cosa que pareciera humo – durante los viajes en avión. Pero los fumadores todavía existen, y hoy en día también lo hacen los Vapers. Nosotros también viajamos, y las aerolíneas y el personal de seguridad de los aeropuertos saben que tenemos que ser acomodados.

¿Puedo Viajar con mi Cigarrillo Electrónico en el Avión?

El proceso de volar con cigarrillos electrónicos es relativamente simple, y no tendrás ningún problema siempre y cuando sigas algunas reglas básicas y conozcas los procedimientos.

Antes de Volar: Planificar y Empaquetar

Aunque nos estamos refiriendo específicamente a las regulaciones de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) para viajar con cigarrillos electrónicos y e-liquids, las reglas del transporte aéreo son mayormente las mismas en todo el mundo.

Debido a las amenazas a la seguridad de la era del terrorismo, los procesos y requisitos se han estandarizado. Nuestros consejos se aplicarán en casi todos los lugares a los que vayas, pero puede haber raras excepciones. Asegúrate de consultar con la aerolínea que has elegido antes de volar, e investiga las leyes y reglas con respecto a la inhalación de vapores en los lugares que estás visitando. Algunos países han prohibido el vapeo, en cuyo caso volar con un dispositivo de vapeo puede ser la menor de tus preocupaciones.

Debido a la preocupación por las explosiones e incendios causados por las baterías de litio en la bodega de carga, los dispositivos electrónicos tienen que ser llevados en el equipaje de mano. No puedes guardarlos en el equipaje facturado. Lo mismo ocurre con las baterías. La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) lo exige en todo el mundo. Si se te olvida y tu equipaje es escaneado, es probable que pierdas ese mod y las baterías adicionales, y encuentres tu nueva y bonita maleta en mal estado. O pueden simplemente sacar tu maleta del avión y dejarla en el aeropuerto de origen. Por lo tanto, lleva tus dispositivos de vapeo en tu equipaje de mano (o en un bolsillo).

Aquí están las políticas de algunas aerolíneas con respecto a volar con e-cigs y baterías:

¿Y qué pasa con los líquidos para vapear?

Puedes viajar con tus e-liquids en el equipaje facturado si lo deseas, pero recomendamos meterlos dentro de una bolsa hermética con cierre tipo Zip. Imagínate llegar a una semana de reuniones de negocios para encontrar tus trajes empapados con 200 ml de e-liquid. Sin embargo, la gran ventaja de mantener tus e-liquids en las bolsas facturadas es que no hay límite de tamaño para las botellas.

La mayoría de los vapers llevan el e-liquido a bordo en sus bolsos de mano, empaquetados con otros líquidos. Si lo haces, todos los líquidos (y geles y pastas, como la pasta de dientes) deben ser empaquetados en una sola bolsa de plástico transparente de 1L de capacidad, que deberás sacar de tu equipaje al pasar por el control de seguridad. Ningún recipiente de líquido transportado en el avión puede ser más grande que 100 mL (3.4 oz). Es mejor no llevar botellas llenas y selladas, porque la presión en la cabina expandirá el líquido, y si no hay espacio en la botella, puede haber fugas y empapar el resto de líquidos de glicerina vegetal.

La misma presión de la cabina también puede causar fugas en los tanques. Si eres capaz de cerrar completamente el flujo de aire, hazlo, pero muchos tanques modernos no cierran herméticamente. La mejor opción para evitar tanques con fugas es dejarlos vacíos hasta que llegues a tu destino, y usar algo simple mientras tanto, como un pod en la zona de fumadores de un aeropuerto.

Pasando el Control de Seguridad

Control de seguridad aeropuerto

Mucha gente lleva e-cigs en los aviones en estos días, así que el personal de seguridad de los aeropuertos ya está bastante acostumbrado a ellos. ¡No hay necesidad de estar nervioso por pasar el punto de control! Recuerda que todos los dispositivos electrónicos y las baterías de litio deben ser transportados en el equipaje de mano, y deben pasar (junto con el viajero) por un control de seguridad.

Para la TSA, los vape pens y los mods son vistos como otra amenaza potencial a la seguridad. Para probar que tu gigantesco mod de 200W con pantalla táctil no es un explosivo, pueden pedirte que lo enciendas, así que asegúrate de que cualquier dispositivo que lleves en el avión esté cargado. Eso probablemente no sucederá con dispositivos más pequeños como pens o pods precargados, pero como no se permite cargar dispositivos en el avión de todos modos, es mejor prepararse y cargar todo antes de salir de casa.

Por cierto, una vez que pases a través de la seguridad, es posible que desees quitar las baterías de los mods para evitar disparos accidentales en el avión. Si quitas las pilas, o si llevas pilas de repuesto en tu equipaje, guárdalas en un estuche de plástico para evitar que entren en contacto entre sí o con objetos metálicos de tu equipaje.

Por último, si decides llevar un kit de construcción de resistencias a cualquier lugar, prepárate para explicar por qué viajas con hilos metálicos, destornilladores, tenazas y tijeras, algo que parece sospechoso. Puede que sea mejor traer algunas resistencias prefabricadas si estás volando, especialmente a países donde vapear puede ser una práctica poco habitual. O tal vez sería prudente usar un claromizador durante unos cuantos días para evitar cualquier malentendido.

Esperando el vuelo: ¿Se puede Vapear en el Aeropuerto?

Zona de Fumadores Aeropuerto

Está prohibido vapear y fumar en las áreas comunes y en los baños de los aeropuertos. Si te atreves a romper las reglas te arriesgarás a una sanción, o incluso a ser expulsado del aeropuerto, lo que significaría perder el vuelo sin recuperar el valor del billete.

 

Es muy difícil encontrar un aeropuerto con zona de fumadores, aunque todavía existe alguno. Por lo general, estas zonas parecen acuarios llenos de humo que no recomendamos visitar, pero probablemente valga la pena si estás en un trayecto largo con varias escalas. Además, algunas zonas de fumadores tienen enchufes para cargar tus dispositivos.

¡Despegamos! ¿Se puede Vapear en el Avión?

Probablemente no te haga falta leer esta sección. Si no está permitido el uso de cigarrillos electrónicos en un aeropuerto, evidentemente tampoco está permitido dentro de la aeronave, ya que podrías ser arrestado o incluso encarcelado dependiendo del país de destino, o lo que es peor, forzar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto más cercano.

 

Es posible que tengas la necesidad de ir al baño del avión para obtener un poco de vapor sigilosamente después de un par de horas en el aire. Deberías pensarlo dos veces. Los detectores de humo en los baños de los aviones están configurados para ser especialmente sensibles. En realidad no detectan humo, sino más bien cualquier partícula que sea más densa que el aire.

 

Por muchas historias que hayas escuchado de gente que ha vapeado en el baño de un avión, te aseguramos que no merece la pena correr ese riesgo. No serás el primer vaper o fumador que pasa sus vacaciones en una cárcel extranjera y tiene que conseguir una segunda hipoteca para correr con las elevadas costas de un aterrizaje de emergencia. Se te están yendo las ganas de vapear en un avión, ¿verdad?.

Resumen: Unos consejos finales si vapeas y estás pensando en viajar en avión con tu cigarrillo electrónico

  • Verifica con tu aerolínea por cualquier política inusual.
  • Conoce las leyes de los países a los que te diriges.
  • Guarda tu líquido en doble bolsa si lo transportas en el equipaje facturado.
  • No viajes con tus e-liquids llenos al 100% para evitar fugas por la presión.
  • Vaciar los claromizadores antes de volar.
  • Guarda las baterías de repuesto en estuches protectores de plástico.
  • Viaja con las baterías cargadas para evitar problemas en el control de seguridad.
  • Retira las baterías o apaga los dispositivos mientras estés en el avión.
  • Toma en serio las normas sobre el uso de cigarrillos electrónicos en aeropuertos y aviones.
  • Viaja con los kits de herramientas en el equipaje facturado.
  • No recurrir a las zonas de fumadores para vapear.
  • Viajar con el material de vapeo estrictamente necesario.

¡Nos vemos tras las nubes!

Los vapers se han convertido en una parte aceptada de la cultura de los viajes, y con un poco de conocimiento sobre las reglas y normas de los viajes aéreos, todos podemos coexistir. Si eres un vaper que está de viaje, una planificación sensata te ayudará a que tu viaje transcurra sin problemas.

 

Pero no hay necesidad de preocuparse. Recuerda, el personal del aeropuerto y de las aerolíneas han estado tratando con cigarrillos electrónicos y gente que vapea durante más de una década. Siempre y cuando respetemos las reglas y procedimientos del aeropuerto y de las aerolíneas, obtendremos respeto a cambio. Así que, ¡nos vemos tras las nubes!

Avión volando sobre las nubes
Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *